15/12/09

No pasa nada, piensan.




El tema de la vacuna contra la Gripe A (H1N1) es más serio de lo que parece. La gente tiende a confundir la vacuna con la gripe. Dicen o piensan: esta gripe, efectivamente, no es más peligrosa que la gripe normal y corriente, al contrario. No big deal, como dicen los ingleses. No pasa nada. Entonces olvidemos y ya está. Pasemos a otra cosa.


¿Qué?



Efectivamente: no pasa nada. Pero la Gripe A y la vacuna contra esta gripe son DOS cosas diferentes. Y no tendríamos que confundirlo. Y no tenemos que olvidarlo ni pasar a otra cosa. Sobre todo no debemos pasar a otra cosa.


Esta vacuna, dicen los expertos y algunos médicos, es una vacuna totalmente diferente de las otras vacunas. Es una vacuna hecha en muy poco tiempo, para empezar, y el adyuvante que hay en esta vacuna es peligroso para la salud. No hablemos de los metales que contiene la vacuna, otro peligro. Pero mucha gente no ha escuchado a los expertos.


Este adyuvante provocó a miles de soldados, durante la guerra del Golfo, una enfermedad que se llama la enfermedad del Síndrome de la guerra del Golfo Pérsico y más de 10 mil soldados murieron debido a una vacuna que tenia este adyuvante, el squalene. Varios años después empezaron a salir los síntomas terribles y centenares de miles de ex soldados empezaron a sufrir enfermedades neurológicas dejándoles incapacitados cuando no llevándoles simplemente a la muerte. Esto no se puede olvidar.


Decir que esta gripe no es nada…es ignorar completamente en que condiciones esta gripe nos ha sido presentada, como nos han manipulado, nos han lavado el cerebro, como nos han mentido. Y como muchísima gente, de buena fe o simplemente por pura ignorancia o por miedo, se ha dejado inyectar un producto peligrosísimo para ellos.



Pero las cosas se van sabiendo, gracias a Internet ya que en la prensa oficial no se habla de los terribles efectos secundarios de esta vacuna. Y entonces vamos aprendiendo horrores: niños que mueren después de tomar la vacuna. Personas que cogen la enfermedad de Guillem Barré, de la Sclerosis Múltiple, derrames cerebrales, parálisis completas, abortos, perdidas de gusto, migrañas… Para nombrar lo más común que no es dicho en ninguna parte y que la OMS, este organismo que tendría que ocuparse de la salud, refuta asociar a estas vacunas inmorales y criminales.



No se puede, no se debe jugar con la salud y la vida de niños que si no hubiesen sido vacunados estarían hoy vivos, y esto es el otro lado de esta gripe suave, de esta gripe sin importancia, de esta gripe que ha pasado sin dejar ningún estrago, como piensan muchos. Y otro lado de la cara de esta gripe que muchos creen que es un juego inofensivo, ha sido, para los que sean, una buena ocasión de manipular y verificar, otra vez, hasta que punto la gente es adepta a dejarse manipular. Y el resultado de este examen, si así lo podemos llamar, no es bonito. Y no estoy convencida que aquí acabe la cosa.


En España no ha habido tanta presión cuando lo comparamos con países como Francia donde la propaganda ha sido llevada de una manera que podría parecer hasta sospechosa. Y las condiciones en los centros de vacunación absolutamente espantosas, jóvenes enfermeras trabajando más de 13 horas por día, 7 días por semana en una situación de urgencia, de mala coordinación y falta de supervisión.




Creer que esta gripe es una tontería es cegarse sobre las consecuencias que esta gripe ha llevado y llevará. Con esta gripe teníamos un regalito: la vacuna. Sin vacuna no hubiese existido esta gripe, no lo olvidemos.



2 comentarios:

Black Eagle dijo...

Hola querida amiga.

Sabes que yo opino igual respecto a esta trama que han montado con la gripe y la vacuna.

Todo en esta vida se ha convertido en un negocio, se especula con todo, hasta con la vida de las personas. Y es que para según qué tipo de gente una vida no vale más que un puñado de dólares, como la película.

En fin, que siempre existirán los que negocian y con los que se negocia. Particularmente no me apunto al carro y conmigo no se especula, por lo menos mientras que esté conciente. No me he vacunado excepto cuando era un bebé que no podía decidir por mi mismo. Pero respeto a los que creen soy tolerante, ya que las creencias es lo que les hace seguir sobreviviendo.

Yo prefiero vivir a sobrevivir.

Un abrazo.

Lydia dijo...

Gracias Black Eagle por tu visita y tus comentarios.

Pensamos lo mismo. Aunque los que creen que la vida de los otros es un puñado de dolares no merecen mi estima. Y los que creen en ellos tampoco.

Un abrazo,