19/1/10

Arte haitiano



















5 comentarios:

Ricardo Guadalupe dijo...

Vaya, Lydia, no sabía que has vivido tantos años en Canadá y que eres tan conocedora de la cultura e historia de Haití. Tienen que ser para ti unos días muy dolorosos. Aquí en Málaga un grupo de narradores al que pertenezco vamos a participar en una iniciativa que tiene como objetivo recaudar fondos para Haití. Cualquier ayuda es poca.

En cuanto al arte haitiano, es muy hermoso y singular. Y pensar que ahora el país está como está... Qué pena. No hay palabras. Sólo un respetuoso silencio.

Lydia dijo...

¿A que es bonito el arte de este pais? Que alegre y simple y sin embargo cuanta profundidad... Al ver estas pinturas me siento muy emocionada, es como ver la historia de este pequeño pais que tanto ha sufrido y sin embargo los haitianos son alegres, amables, fraternos, fuertes interiormente, fuertes fisicamente, duros y suaves y con mucho corazón...

Si no estuviese casada con un hombre que tiene una enfermedad un poco complicada me iría hoy mismo a Haiti. Si hay un lugar donde uno tiene que estar hoy es en Haití.

Respetuoso silencio ante tanto dolor, Ricardo como dices, y ante tanta belleza.

Un abrazo,

la granota dijo...

Qué bonito que nos traigas un arte tan colorido y alegre de un sitio desde donde nos llega masivamente polvo gris...

Lydia dijo...

La Granota,
Si he puesto este arte de Haití aqui, ahora, es para que podamos meditar, conectar, rezar con el alma haitiana. El alma, el espiritu del haitiano sigue presente, y seguirá vivo. El arte expresa muchas cosas y como espectadores de este arte podemos sentir. No quiero que se olvide el horror de Haiti, pero si queremos ayudar mentalmente, espiritualmente a Haiti, entre otras ayudas, el arte que ellos tienen es un camino para unirnos, un camino tambien de meditación. Además estos cuadros hablan de un Haiti, imaginario o real, de un Haiti que fué, de un Haiti que nunca será. Pero el arte es intemporal.

Un abrazo,

Franki dijo...

esta pintura es muy bella, me encanta, rezuma inocencia, simplicidad