15/7/10

It (Eso) de Stephen King








Finalmente he acabado una de las novelas más importantes y voluminosas de Stephen King, It. Es una inmensa obra que nos permite entrar en el Laberinto.

Stephen King es el mejor cuentista que hoy tiene la literatura norte-americana. Es un mago, una mente enciclopédica, una sala de Ali-Baba. Con It ha escogido el tema de la amistad, y del laberinto. Y de la niñez, este mundo que hemos olvidado, este mundo de magia y de sorpresas, este largo cuento que no queremos recordar cuando nos hacemos mayores y nos perdemos en la cotidianidad y el lavado de cerebro que nos hace la tele y la sociedad. En las novelas de King siempre el tema de la libertad es adyacente a toda su temática.

It es la historia de una amistad y de un viaje a lo más profundo del laberinto. Podríamos, deberíamos analizar esta novela con el libro de Bruno Bettelheim The Uses of Enchantment. The Meaning and Importance of Fairy Tales (Psicoanálisis De Los Cuentos De Hadas) en mente. It es un cuento de hadas y de monstruos, de brujas y de oscuridades, de bosques y de túneles.



Todos los cuentos de hadas son viajes interiores, aventuras individuales, pasajes y caminos que nos enseñan como ser fuertes, como madurar, como afrontar la vida. Por esto es tan importante leer, cuando uno es un niño o una niña, este tipo de cuentos. Y por esto sigue siendo importante, cuando somos adultos, escuchar la voz de los contadores de cuentos como lo es el gran maestro Stephen King.



It habla de la amistad y de la niñez, de nuestras primeras sensaciones de fuerza y de valentía, de nuestros primeros sueños, de aquellas promesas que nos hicimos y que con el tiempo hemos olvidado. ¿En qué creíamos? ¿Qué era importante para nosotros? ¿Qué ideales teníamos?

El laberinto es un viaje que nos permite reencontrarnos con nuestro más íntimo núcleo, nuestros más temibles miedos y terrores, pero también con nuestra fuerza. Por esto no hay que temerle al laberinto.




Leyendo a It vamos recordando nuestra propia infancia, momentos claves que surgieron como grandes espacios que nos permitieron aprender sobre nosotros y el mundo de los adultos.

No es por nada que el mismo Stephen King dedicó este libro a sus hijos recordándoles que la magia sigue existiendo.

Libertad e ideales, luchar por ellos, luchar por una cierta justicia, luchar por el bien pero también luchar en grupo. El grupo es muy importante en It. Solos, muchas veces, no somos nadie. Necesitamos a los otros, nuestros compañeros, para afrontar ciertos monstruos que debemos eliminar. Este es el gran mensaje de esta novela de horror y de amor.