19/7/10

¿Haiti?




Todos los que pudimos enviamos dinero a organismos oficiales para ayudar a Haití, después del terremoto. Somos, en el fondo, buenas personas y no podemos soportar el sufrimiento. Y los haitianos sufrieron. Pero siguen sufriendo y Haití sigue igual que el día del terremoto, o casi. Es decir, que no se ha hecho nada.

Somos buenas personas, he dicho. Y es cierto. Y personalmente el señor Clinton, representante en Haití de las Naciones Unidas, no me representa a mí porque yo considero que este señor es un bandido. Y un bandido no puede ni debe representar a las buenas personas.

Pero seguimos ciegos. No nos damos cuenta de nada. Creemos que la ONU y otros organismos están dispuestos a ayudar y salvar a los pobres de este mundo. No es cierto. La verdad es que las Naciones Unidas es otro organismo criminal como los otros, que representan los intereses de las corporaciones y que ven a los Haitianos, en este caso, como hormigas, es decir que les importa un bledo total y extremo de que se mejore su situación.

¡¿Cuándo vamos a despertar?! Ya es hora que nos despertemos, ¿no? ¿O es que somos tontos?

Yo envié lo poco que pude a través de la Cruz Roja. No sé si mi dinero sirvió a dar de comer a haitianos. No tengo idea. Pero sigo diciendo que soy una buena persona, como vosotros. Y que es insostenible que malas personas nos representen.

A ver si vamos entendiendo como funciona este mundo.