22/1/09

Presencia

Laika, escucha…


Cuando estoy contigo me aparto de la locura del mundo para centrarme en algo que no tiene definición alguna, ni que se puede analizar. Cuando estoy contigo, Laika, estoy toda yo en este momento, en el presente. Ahora, aquí, contigo. Siento la fuerza de este instante que es mi vida, mi vida en este instante, aquí y ahora.


El mundo es una locura, sí. El mundo está enfermo, enfermo a fuerza de dividir, de separar, de comparar, de razonar… Miedos, fobias, soledades, eso es el mundo. Pero es posible parar este huracán, este huracán afuera, este huracán adentro. Es posible diciendo sí al ahora. Contigo Laika no es que me olvide del mundo, ya que nadie puede olvidar este horror y este sufrimiento dónde yo como ser humano tengo ancladas mis raíces, que hace parte, este mundo loco, de mi existencia, pero si puedo… vivir este momento, ahora y aquí, contigo, un momento que me alcanzas con tu naturalidad, un momento natural, un momento que se abre y me abre gracias a tu inocencia animal, a tu presencia en este aquí y ahora.


Laika, eres mi sanadora. Contigo mi mental se calma, paro de reflexionar, de pensar, de actuar, de tener un objetivo, de vivir mi pasado y mi futuro. Contigo, Laika, mi mental se calma…se desvanecen mis obsesiones, mis miedos, desaparecen mis angustias, mis inquietudes…Y llega la paz, una paz como un rayo de sol, una paz que me abre los ojos y me hace decir si al momento presente.


Flujo, vida, energía. Esto es este instante, este presente.


Laika, me sanas la cabeza. Y Salem, mi gato negro, también me sana la cabeza, y Shiva y Zen, mis dos Perritos de la Pradera, y Nina, mi otra perra, y Chanela, la gata tímida… Todos vosotros sois mis sabios sanadores. Os miro, jugamos juntos, reímos juntos… en este instante, ahora.


Participación, plenitud, momento eterno.


Es la presencia. Es estar aquí, dejar el intelecto de lado, los pensamientos de lado, es tomar conciencia del presente. No pasa nada, estoy aquí, viva, alegre, aceptando este momento único.


No hay nada más.



15 comentarios:

la granota dijo...

y al final eso es lo único importante!

norberto portugheiz dijo...

Hola Lydia :

Lindo texto, muy expresivo y exacto. Te refieres claramente a lo que estudiamos en la Logoterapia de Viktor Frankl :
el sentido del momento vivido...
Y, tambien, tus palabras
son muy parecidas al enfoque
de Martin Buber, en cuanto al dialogo Yo-Tu.

Sin duda, los animales siempre nos curan...Nos "devuelven" curacion por el Amor que les brindamos.

Es un gusto volver hoy por aqui para leer estas lineas tuyas.

Un abrazo cordial, Norberto

Franziska dijo...

Son la presencia de la vida en toda su pureza. Ellos, para mí, también viven sus conflictos pero tienen la suerte de saber aceptarlos como son y afrontarlos. Nosotros todo lo complicamos y, por eso, es tan dícil que vivamos en paz.

Disfrutar de esos espacios de dicha es muy importante para mantener el equilibrio. Tú tienes la suerte de haberlo comprendido y la posibilidad de ponerlo en práctica.

Saludos muy afectuosos.

Lydia dijo...

Gracias, Granota linda y preciosa, por tu visita. Y si, este momento es lo único importante, como dices. Es en este ahora que estamos vivos.

Un beso fuerte,

Lydia dijo...

Norberto, muchas gracias por tus comentarios. Tengo que leer a Viktor Frankl, en parte porque leí un post tuyo sobre él que me pareció interesantisimo y esencial. Tampoco conozco a Martin Buber. Estoy ansiosa para descubrir a estos dos autores!

Hasta pronto, amigo.

Lydia dijo...

Franziska, es cierto. Los animales nos enseñan lo cerca que están ellos de la naturaleza (y yo digo tambien naturaleza divina) y lo alejados que nosotros, animales de dos patas, estamos de ella. Estar con ellos es acercarnos a la simplicidad de Ser. A nuestro yo esencial. Los animales, pero tambien un arbol, o una montaña. Un rio. El viento. Simplemente acercarnos a ellos, animales y seres vivos de la naturaleza, es acercarnos a nosotros.

Gracias miles por tus palabras. Hasta pronto!

☆Chapellina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
☆Chapellina dijo...

Tienes razón, los animales son nuestra medicina particular. ¿Qué sería de nosotros sin ellos? Son nuestra pastillita mágica porque nos alivian si estamos enfermos o nos desconectan por instantes cuando estamos cansados de todo. Son lo máximo, por eso amo a mi fauna.

Un beso y buena vibra. Ah, por cierto, publica fotos de nina y la gata tímidad.

Manoel Xosé dijo...

A veces desearía que Tara, mi perra,
pudiese hablar, seguramente de poder hacerlo me diría: "para qué quieres que hable, vosotros los "seres racionales" lo haceis y nada sacais en claro; al contrario cuando hablais alguien sale lastimado". Tal vez tengas razón Tara, tal vez nosotros seamos la criatura más irracional. No se que haria si me faltases, estoy tan enganchado a tu presencia que cada vez que no estás a mi lado es como si tuviera "mono" de ti. Me encanta cuando en verano nos vamos a la playa, vamos todos, la mami (mi cari) y los niños, Bruno y Carlos. Mientra ellos disfrutan del agua y de la playa, tú y yo nos vamos a explorar los alrededores, el monte, o los prados; tú ya sabes que yo no puedo disfrutar de la playa por la maldita artrosis degenerativa que padezco y que me impide limitar mis paseos a zonas de tierra compacta y no desnivelada. Cuando me canso y paro, tú paras conmigo, si me siento, tú lo haces conmigo, nunca me dejas solo. Cuantas aventuras pasamos los dos juntos... después se las contamos a la "mami" y a veces nos regaña bondadosamente...
Ya ves Lydia, a veces los irracionales somos nosotros, nos empeñamos en complicarnos la vida odiandonos, peleandonos y mantandonos. Somos los únicos seres que matamos por placer y a veces disfrutamos con ello. ¿Quién es el salvaje, quién el animal?
Un saludo, y gracias por tus sabios y elocuentes comentarios a los poemas de Brétema. Un saludo, Manoel Xosé

Lydia dijo...

Manoel Xosé, que feliz me has hecho con la historia de tí y tu perra Tara. Os he visto tan claramente, juntos, complices, amigos. Hay entre perro y amo un silencio bondadoso y bueno, calmante, reposante, lleno de sol y alegria, de comprensión, de amor incondicional.

Manoel, yo pienso que el ser humano es un error sobre esta tierra. Alguien se equivocó y nos hizo así, tan irracionales, tan absurdos y tan imbeciles. La guerra es lo que nos hace primitivos, ya hemos hablado de ello. No somos animales sensatos. Estamos por el mal camino... Y además, que poco sabemos de los animales... Y que bonitos y magnificos que son. Estaba pensando en las aguilas. Enfin...


Un abrazo fuerte y gracias por tu visita. Un besito para Tara de mi parte...

Chela dijo...

Aciertas en lo más importante: el hecho de vivir, de estar...

Hay muchas cosas buenas para disfrutarlas, esas cosas son las más sencillas, las más cotidianas...La amistad por ejemplo.

Un abrazo.

Alejandro Kreiner dijo...

Los animales nos acercan a la naturaleza a la que pertenecemos y que parece que tenemos olvidada.

Saludos.

alma dijo...

Hay terapias que tienen como base la compañía y el trato con los animales...soy una enamorada de los perros

AlbertoEL dijo...

Nada que comentar, solo dar mucha razón a tus palabras...


Besos Lydia


alberto!!

Maripaz Brugos dijo...

Lydia, bonito texto, lleno de profundidad ...son excelentes los animales ...dan paz ...seguridad ...compañia ...son leales ...jamas nos juzgan ...siempre estan ahi ...

Los seres humanos, tenemos mucho que aprender de ellos ...

Un beso, para ti y para Laika