5/1/09

Magia





Laika,

Me acuerdo del día en que aprendí que los Reyes Magos no existían. Estábamos en el gran comedor de casa de mi abuelita. Veo con claridad la mirada irónica de mi tía, y la de mi madre. Oigo sus risas. Me quedé petrificada. Acababa de darme cuenta, con dolor y pena, que los adultos eran unos mentirosos.

Por la noche lloré un montón, Laika. Me pareció que la vida de repente era un espacio gris, triste, unidimensional. ¿Entonces la magia no existía? Pues vaya gracia.

Pero no era cierto. La magia existe, y esto aunque los adultos sean mentirosos y te digan que no hay magia. La magia es juego, ilusión, esperanza, es sentir que la vida es un océano compuesto de muchas realidades. Es vivir la multidimensión de la realidad. Es creer en lo milagroso de la vida.

Por otra parte cuando llegó el próximo día de los Reyes Magos de repente me sentí muy feliz al ver que mi hermana menor aún creía en ellos. A través de ella, de su esperanza, de su ilusión, yo volví a vivir la magia. Estaba aprendiendo, sin darme cuenta, la empatía.

Transformarse en un adulto es un largo camino, Laika. Pero nunca hay que perder este sentido de la magia que está hecho también de mucha curiosidad, de abertura, de compromiso con sus ideales. Los Reyes Magos no existen pero hay otras fuerzas que hacen vibrar nuestra alma, existen momentos especiales dónde sentimos que tenemos alas y volamos, existen personas o animales que nos abren a otras dimensiones que no sabíamos que estaban. Lo que importa es estremecerse, mirar la vida con estos ojos de niña que creía. Es creer, sí.

11 comentarios:

☆Chapellina dijo...

Lydia, triste anécdota; pero a pesar de lo malo cargada de mucha ilusión. Y ese es lo importante. Ese toque mágico, esa ilusión bonita lo ponenos cada uno de nosotros. Imáginate sino lo haríamos. Yo creo que simplemente la vida no tendría sentido.

Magia es una bonita palabra ¿verdad? Siempre he creído que la "magia" vive en cada uno de nosotros. Y me quedo con esa teoría.

¡Saludos!

☆Chapellina dijo...

Ah, Feliz Día de Reyes y ojalá me traigan lo que he pedido :-)

Lydia dijo...

Chapellina, nunca hay que perder el sentido de la magia, que es una fuerza interior increible.

Te deseo unos buenos Reyes Magos. Tambien vosotros,en Venezuela, festejais los Reyes? Es una magnifica fiesta, llena de ilusión. Yo, cuando aún creía en ellos, recuerdo que una noche los ví en el cielo. Nadie me creyó y todos hicieron ver que me creian. Pero yo los ví. Y que ilusión verlos en el cielo estrellado.

Un besito,

Abedugu dijo...

Yo no recuerdo haberme sentido mal cuando descubrí que los Reyes Magos no existían en realidad, creo que la ilusión siguió al tener que mantener el secreto y la magia para los más pequeños.
Un abrazo

Alex dijo...

Los desengaños nos abren los ojos; aunque también nos hacen ser más desconfiados.

Saludos.

Cuando amanezca nos vamos dijo...

Yo también recuerdo perfectamente cuando me enteré de que los Reyes Magos no existían. Me sentí muy triste, pero la verdad es que era la crónica de una muerte anunciada... La verdad es que aún no he perdido la ilusión y cada día 6 de Enero me levanto con más ánimo que otros...

Feliz Año a todos!!

alberto!!

la granota dijo...

Je! Pues yo me acuerdo que mi hermana (que aún creía) no pegaba ojo de los nervios y me despertaba cada media hora ¿nos podemos levantar yaaaa? Nooooo, aún nooooo!!
:)

Lydia dijo...

Ja ja ja, La granota, que noche debiste pasar! Todas las hermanas pequeñas son una lata en la noche del 5 de Enero. Y nosotras, las mayores, las vigilantes valerosas de una tradición magica.

Un besito,

Lydia dijo...

Alex, pues tienes razón. Yo tengo como un sexto sentido en relación con la mentira. Por ejemplo: puedo ver muy bien cuando el presidente Zapatero miente: es decir siempre. Zapatero o otro politico. Los politicos son adultos que mienten con una cara dura extraordinaria. :) No crees? Es lo que tu reflexión me ha hecho pensar. Desde aquel dia en que me di cuenta que los adultos eran unos mentirosos ya nadie me puede mentir asi como asi. Sobre todo los politicos.

Un abrazo,

Lydia dijo...

Abedugu, el darse cuenta que los adultos mienten no nos hace perder la inocencia. La inocencia es justamente la virtud que yo he guardado siempre, aunque tenga una mirada vitriolica sobre el ser humano, y la tengo no puedes saber como. Pero la inocencia es una capa protectora, como algo divino que me alivia y me hace sentir muy feliz.

Gracias por tu visita u tus palabras.

Un abrazo,

Lydia dijo...

Alberto, Feliz año nuevo aunque ya te felicité en mi antiguo post.;)

Pues es muy bonito guardar esta ilusión. En realidad la ilusión es como una luz magica, no piensas? Es esperanza, inocencia, juego, deseo... Somos y seremos siempre este niño o esta niña que tanto deseaba a los Reyes Magos y a sus camellos. Cuanto hubiese dado para ver a los camellos! Y cuando veia que se habian comido todo el pan y bebido toda el agua me sentia la niña más feliz del mundo. Quizas mi amor de los animales me viene de aquella extraña alegria, quien sabe?

Un beso fuerte,