1/1/11

2011: Movimiento y cambio


Dicen que este año será el año del despertar, que la gente se dará cuenta de realmente lo que está pasando, de que caerán mascaretas y mascaretas, de que al fin nos daremos cuenta que no necesitamos a nadie ni nada para abrir nuestra espiritualidad y reconectar con nuestras fuerzas y las energías del Universo, este nuestro aliado y amigo.


Me gustaría que este año sea un año de cambio. De evolución. De revolución. Un año más para abrir puertas y sobre todo ventanas. Un año más para madurar, es decir parar de creernos todas las mentiras que nos cuentan. Un año de lucidez. Un año donde la duda sea nuestro leitmotiv. Dudar de todo, hasta dudar de uno mismo. Es la única manera de avanzar.




Las palabras amor y felicidad no tienen sentido sin este cambio de paradigma, este cambio en la visión de las cosas que se nos presentan. Este año, predicen los astrólogos serios, va a ser un año de muchas sorpresas y de muchos movimientos: en los planetas, en las estrellas, en el sol, en el planeta Tierra. Tampoco podemos evolucionar si no tomamos realmente conciencia que hacemos parte integra del Universo, de que todo esta unido y de que estamos unidos a este Todo. Cambio en nuestra manera de vivir, de comer, de leer, de mirar. Siempre andar hacia lo profundo, lo integro, lo bello y lo verdadero.



Deseo cambio en mi vida, y deseo ver el cambio en la vida de los otros. Es lo que deseo para 2011.

5 comentarios:

José Cemec dijo...

Querida amiga, feliz año 2011.

Dudo mucho que las cosas cambien. Tu bien sabes que a los que tienen el poder no les interesa. A ellos les viene muy bien el inmovilismo, sobre todo de la masa, a la cual tienen hipnotizada con cuatro mensajes y algunas bagatelas o migajas que les da de vez en cuando.

Lo único que podemos hacer individualmente es dar algún que otro picotazo, pero eso a ellos les hace el mismo efecto que el de un mosquito a un elefante.

Esperemos que la masa despierten y se rebele, cosa que dudo, entre otras cosas y principalmente porque no tiene conciencia de que está dormida y controlada. Se necesitaría un buen despertador para conseguir eso.

Un abrazo.

Lydia dijo...

Feliz año para tí tambien, José.

Sí, ya lo sé, ya lo sé. No hay nada que hacer con la masa humana hipnotizada y cada vez más hipnotizada, amarrada a su propio hipnotismo, no queriendo despertar de él, por miedo o simplemente porque no les da la santimisma gana despertar. Ellos estan felices mirando el circo, así se divierten. Y cuando se despierten, porque no cabe otra amigo, tendrán los pies y la cabeza en la mierda pero será demasiado tarde.

Un abrazo fuerte,

Alejandro Kreiner dijo...

Grandes deseos... ojalá se cumplan muchos de ellos.

Feliz Año 2011,

Anónimo dijo...

Me identifico totalmente contigo Lydia

De un tiempo a esta parte empiezo a sentir el comienzo de ese despertar.

Un saludo grande

Guillermo

Lydia dijo...

Guillermo, que bien! Despertarse es volver a nacer. Volver a la esencia de uno mismo y mirar las cosas tal y como son, sin miedo.

Un abrazo,