14/6/09

El Japón en mi


Algunas veces, Laika, necesito Japón en mí.


Entonces, lo que hago es simple. Primero, busco algún libro de algún autor japonés en mi biblioteca personal. Y también miro alguna película japonesa. Mi ansia de Japón se calma.


Recuerdo en Montreal… un verano muy pegajoso. Vi todas las películas de Akira Kurosawa. Me tranquilizaban, la humanidad en ellas me aquietaban. Antes, iba al barrio Chino y compraba unos pasteles japoneses que eran suaves como una nube. También me preparaba un buen te verde y mentolado. Y así, simplemente, Japón estaba en mí.


No me preguntes, Laika, por que Japón. Nunca he tenido la suerte de visitar este país tan extraño, este otro planeta tan lejano y a la vez que siento tan cerca, como si de una luz se tratase, una luz interior en mí llamada Japón. Al ver el cine japonés siento que algo se abre dentro de mí, como una comprensión sin palabras, sin definiciones ni sin mi intelecto.


El cine japonés me ha enseñado muchas cosas, entre ellas la cultura japonesa, tan contradictoria, tan estructurada. Y también me ha enseñado lo que es el buen cine, la buena fotografía del cine y esto ya en las películas de los años 30. Y siempre me ha fascinado la puesta en escena, que habla de por sí con una simplicidad casi Zen. Y los actores japoneses son unos de los mejores del mundo.


Por todo esto hay momentos que necesito Japón dentro de mí, como una oración que naciese dentro de mí.


Y ahora estoy leyendo a uno de los grandes escritores japoneses, Masuji Ibuse y su novela Black Rain, que habla de Hiroshima. La película, basada en su novela escrita en 1966, es extraordinaria. La novela es una obra de arte que habla de la fuerza del ser humano, de su bondad y perseverancia. También es un viaje en el infierno de Hiroshima. Y creo, Laika, que de vez en cuando necesito Hiroshima dentro de mí, para poder rezar en silencio Hiroshima.


Laika, no se necesita entender el japonés para entender Hiroshima. Hiroshima es un dolor universal.











14 comentarios:

Franziska dijo...

El más espantoso de los crimenes cometidos por nuestra especie, ha sido también el mas silenciado y el que más se ha justificado. Ese pueblo nunca ha perdido perdón ni se ha avergonzado de las atrocidades cometidos en Hiroshima y Nagasaky. Así seguimos. Gracias por recordarlo.

El mayor crimen del que puede culparse a la Humanidad es el de guardar silencio y, además, culpar a las víctimas.

Lydia dijo...

Hola Franziska,
es cierto. Ayer hablaba de ello con mi amigo Joaquin. Nunca hubo un proceso en contra de este genocidio y esto es, me lo hizo recordar mi amigo, porque fueron los que ganaron la guerra. Lo mismo con los Nazis. El juicio de Nuremberg, me recordaba otro amigo africano obsesionado por la Segunda Guerra Mundial, fué el juicio de los perdedores. Es asi. Cuantas ciudades alemanas fueron bombardeadas por los Britanicos, durante la guerra, sin que nadie se quejase? Entre ellas Dresden, una hecatombe. Y nadie dice nada. Es el pasado. Pero el pasado está lleno de fantasmas silenciados. De vez en cuando piden un poco, un poquito de recuerdo. Aunque ya no estén, aunque ahora solo son fantasmas, siento mucha pena por ellos.

La novela es preciosa, es la unica novela de este autor japonés traducida en castellano bajo el titulo "Lluvia Negra".

Gracias por tu visita!

Un abrazo,

Brétema dijo...

Hay palabras, nombres, que permanecen en el tiempo, invariables y silenciosas, aguardando que alguien las pronuncie. Existe más humanidad en un animal que en los humanos, desvirtuamos la palabra y la reconvertimos en egoísmo y en maldad. Hiroshima, Nagasaki, campos de concentración, Palestina, tercer mundo... ¿hasta cuando tanto dolor y tanto odio y tanto egoísmo...?
Un saludo Lydia, Grupo Brétema.

Alejandro Kreiner dijo...

Aprender de otros tipos de cultura nos ayuda a comprender la nuestra.

Saludos.

Lola dijo...

Algo dentro de mí se ha conmovido profundamente al ver las imágenes de la pelicula.
De vez en cuando no es malo recordar y tu has hecho que lo hagamos.
Te deseo que cumplas tu sueño de viajar a Japon y te mando un beso. Lola

Lydia dijo...

Poeta Brétema, gracias por tu visita y tus palabras. Estoy enteramente de acuerdo contigo. Uno de vuestros poetas, en vuestra magnifica pagina, escribió hace poco un poema sobre esto. Sobre los muertos que no hay que olvidar, es nuestra obligación hablar de ellos, por ellos, quizás más, dejarlos hablar, que seamos como un lazo conductor. Vivimos en un mundo deshumanizado, desinformado y creemos que vivimos en el mejor de los mundos. Tout va bien dans le meilleur des mondes, creo que decia Voltaire? O era Huxley?

Nada. Hay que hablar de los tabues, y la guerra, los sacrificios en nombre de la guerra, tienen que salir a la superficie sino nos ahogarán. Los japoneses hicieron una pelicula sobre un juicio, fué el juicio de los militares japoneses, la pelicula se llama "Tokyo Trial" y fué hecha en 1985. Solo se pudo ver una vez, en un festival de cine mundial, en Montreal. Se acabó, la pelicula ha sido enterrada, olvidada, nadie quiere informar sobre este tema, solo cuenta la versión de la Historia de los que ganaron la guerra. Los japoneses, con sus historias, sus dolores, sus caminos de purgatorio no son interesantes para nadie, solo cuenta la versión de la realidad desde el punto de los americanos. Que asco.

Una abrazo,

Lydia dijo...

Alejandro, tienes razón, pero tambien nos ayuda a comprender Su cultura y su punto de vista. Si visitas el Japón o la India, olvidate de tu cultura, haz desaparecer en tí tu educación, tus reglas, tus ideas. Hay que entrar en la cultura de los otros desnudo, fragil e inseguro.

Un saludo,

Lydia dijo...

Hola Lola,
es verdad, la pelicula tiene imagenes muy duras, y muy humanas. El libro tambien es muy duro, aunque esté escrito de una manera muy suave. No sabemos lo que fué Hiroshima, Y Nagasaki, como saberlo cuando nos han escondido la verdad? Alain Renais hizo "Hiroshima mon amour", una pequeña obra de arte, pero lo que queremos es una voz japonesa sobre Hiroshima.

Lo que pasó puede volver a ocurrir, y mil veces peor. No estamos concientes de ello.

Un día iré al Japón, me sentaré sobre un tatami, miraré las contradicciones del Japón.

Un beso,

la granota dijo...

Fíjate que a mí me pasa con la cultura india norteamericana... algún día... también...

Franki dijo...

Los malos siempre son los perdedores, así de simple. No importan los crimenes si eres de los buenos, Hirosima, Dresden, Palestina, aborígenes australianos....es muy triste e indignante.
En cuanto a Japon, el cine moderno que nos venden no me gusta mucho, si me gusto Kurosawa. En cuanto la cultura japonesa, mi ignorancia es mucha, pero es bienvenida siempre que tengo una oportunidad.
Un fuerte abrazo.

Estuve pasando unos dias en el Perigord, cuando pueda ya colgare fotografias, es precioso. Ahora estoy en la Garrotxa (Gerona) Jan y Grim se ponen a morir con los petardos de San Juan, sobre todo Grim, así que aqui estamos mas tranquilos:)

Franki dijo...

Hola! soy yo:), te agradezco la letra de este post, la leo mucho mejor.
Un beso

Lydia dijo...

La Granota, yo creo que esta pasión que tenemos por culturas diferentes, es quizás porque en otras vidas hemos vivido en ellas. Quizás en otra vida fuiste india. Yo quizás fuí africana y japonesa y tambien hindu.

Un abrazo,

Lydia dijo...

Hola Franki!

Pues ahora estoy revisitando el cine japonés y hay cine moderno muy bueno. Ya haré algún post sobre ello. Ayer vi "La Anguila", del mismo realizador que "Lluvia Negra", ya la habia visto en catalán, hace algunos años y está muy bien. Hay otras peliculas que quiero revisitar pero las tengo que encontrar. Los japoneses tienen un sentido del humor especial, que me gusta mucho.

Ya procuraré poner letras grandes para que puedas leer los posts con mas tranquilidad.

Hasta la proxima amigo!

Franki dijo...

Muchas gracias por el detalle de la letra:).
Si consigues localizar alguna peli japonesa con buen humor me avisas y mirare si lo capto:)
Abrazos