13/6/08

Huelga


Laika, siempre que veo a un político siento vergüenza ajena. Y asco. NO puedo con ellos. Les tengo alergia.

Estos días, viendo al señor Zapatero, he sentido además de asco, indignación. ¿Este hombre se dice socialista? ¿Este hombre representa el Partido Socialista? Y entonces, ¿Por qué actúa como un dictador?

Me siento muy indignada por lo que está pasando en esta situación con los camioneros. Yo, Laika, los apoyo enteramente. Y la huelga que habían empezado el lunes me alegraba. Al fin alguien que se atrevía a bajar a la calle para decir NO.

Fueron los únicos y ahora son los malos de la historia. 25 mil policías han salido a la calle para restablecer el orden. Cuando hay atentados apenas se ve un policía o dos. Pero para una huelga el señor Presidente ha ordenado a 25 mil policías con matracas a golpear. Y han golpeado.

Jean Ziegler, hablando de la Globalización, dice: todo lo que hemos ganado durante nuestra Historia, todo por lo que hemos luchado, todos los avances en materia de seguridad salarial, en sindicalismo, todo, absolutamente todo, gracias a esta plaga que es la Globalización, desaparecerá. Y volveremos en un espacio histórico de gran oscuridad.

El pueblo, es decir el consumidor, no ha apoyado en ningún momento al trabajador camionero en esta huelga, que al bajar a la calle también chillaba por todos nosotros. En ningún momento el pueblo se ha dado cuenta que la huelga de los camioneros también podía ser Su huelga, el momento de expresar un descontento, el momento de decir, como los camioneros, NO. El pueblo, este obeso consumidor que se muere de asco y de miedo y que vive en un estrés furioso, se ha creído las mentiras de los políticos y de los medios de comunicación, que trabajan para los políticos. En un día han vaciado las tiendas. La idea de vivir sin su Coca Cola o su paquete de patatas fritas grasientas han hecho de él, consumidor adicto e inseguro, un frenético acaparador. Es vergonzoso y patético.

Entraremos en un oscurantismo tenebroso, predice Jean Ziegler, sin derechos, sin leyes, solo la del mercado y la del capitalismo duro, la intransigente ley del dinero. Volveremos en la Edad Media dónde el trabajador no tenía ningún derecho y era un esclavo. Hoy yo he oído al señor Zapatero decir claramente que no se podía hacer la huelga. ¿Y eso, señor Presidente? ¿Estamos en una democracia o no estamos en una democracia? ¿Tanto miedo les tiene a los huelguistas? El sistema es frágil, lo estamos viendo. Un día de huelga y es casi una catástrofe económica. Pero la catástrofe, señor Presidente, ya está aquí, desde hace meses. Y usted, payaso, tiene la audacia de decir que todo va bien. Y que los huelguistas están fuera de la ley. Tolerancia Cero, dicta usted mirándonos como si fuésemos niños atrasados mentales y como si viviésemos en los años 60.

Laika, es increíble pero es así. Duele pero esto también es la realidad, hace parte de esta realidad en la que vivimos. Lo único que podemos hacer es entender y darnos cuenta.

3 comentarios:

Jose Manuel dijo...

Bueno,Lydia,como internet esta en todas partes,queda claro que tu y yo y mucha mas gente que entrara en estos comentarios,estamos a favor d.Vergonzoso lo es desde luego,aumque yo savia como terminaria todo,¡aumque!todavia no ha terminado,y ya falta poco.hp

Imagine Photographers dijo...

Estoy contigo Lydia y todos somos un poco culpsbles de permitir que nos manipulen, de queree huelgas domesticadas con servicios "minimos" que lo unico que consiguen es perjudicar al propio huelguista en movilizaciones que no tienen repercusión ni fuerza.Creo como tu que vamos hacía un mundo incierto incluso mas cruel que la edad media, por los medios de que se dispone.
Un abrazo muy fuerte

neurotransmisores dijo...

No hay más ciego que el quiere ver. Hay gente empeñada en no querer ver la crisis.