22/8/08

Consolación




Ah… Laika. ¿Como participar en este dolor, gran dolor de los otros? El dolor y la tragedia. Esta negrura tan penosa y triste.

Todos sentimos mucha pena y nadie puede consolar a nadie: familias sin padres ni hijos ni nietos, pueblos sin vecinos, barrios abandonados por gente amable y gentil.




No podemos consolar al otro, mi hermano este ser humano. Y sin embargo sí, puedo estar con él aunque lejos de él. Puedo participar en su tristeza, a mi manera. Puedo pedir ayuda a toda esta fuerza que me rodea para que no haya tanto sufrimiento.



Hemos andado en el campo, Laika, y me he dejado consolar por el ocre de la tierra, por los árboles, por el aire, por la luz.

.

Y también verte me ha consolado el corazón.

8 comentarios:

☆Chapellina dijo...

Ay Lydia, es verdad, nadie puede consalar a nadie; pero sé que hay gente que estando lejos o cerca hacen de todo para intentar lograrlo o por lo menos aliviar el sufrimiento de quien siente dolor.

Un abrazo para ti y otro para tu Laika.

:-)

Lydia dijo...

Chapellina, gracias por tu visita. Tambien, creo, hay un sufrimiento universal, y al sentirlo nos acercamos a la esencia de la vida.

Un beso fuerte,

Imagine Photographers dijo...

Es verdad Lydia, nadie puede consolar a nadie, pero creo que el hecho de desearlo genera energías positivas y creo que no es poca cosa, aunque estes lejos:)
Un abrazo a las dos

Lydia dijo...

Imagine, gracias por tu visita.

Tienes tanta razón. Es cuestion de energía y todo en esta vida y via es energía.

Espero que estes bien.

Un abrazo,

amigoplantas dijo...

Nuestra perrita se llama Yebra, y sabe como consolar

Raquel Fernández dijo...

Es cierto que no se puede consolar, pero sí se puede acompañar. Y la compañía, cuando se sufre, es un bien invaluable.
Preciosas las fotos.
Un abrazo.

Lydia dijo...

Amigo plantas, gracias por tu visita. Que suerte tienes, tú tambien, de tener a una perra. Y Yebra es un nombre precioso.

Un abrazo,

Lydia dijo...

Raquel, tienes tanta razón al hablar de la compañia. Compañia fisica y tambien mental. Espiritual.

Un beso,